El próximo 16 de junio premiaremos el mejor juego serio o aplicación gamificada que sirva para mejorar nuestra salud. El III Hackathon Nacional de Salud acogerá entre sus numerosos desafíos el Reto Cátedra Telefónica-UCM Mejor Videojuego de Salud. Los participantes que ofrezcan el videojuego de mayor novedad, utilidad, de manejo más accesible para el usuario y con un impacto medible y realizable a largo plazo serán los ganadores de este Reto.

Este nuevo desafío del Hackathon es una forma más de reconocer el gran avance que está suponiendo la gamificación en la asistencia sanitaria y en el fomento de la salud, así como en la concienciación sobre muchas enfermedades. Los juegos de salud permiten dar un mayor protagonismo a todos los pacientes en el control y seguimiento de su enfermedad. Además, ayudan a la motivación y su aportación en la propagación de hábitos de vida saludables cada vez es más importante.

La realidad virtual, por ejemplo, ya ha ayudado a enfermos a distraerse del dolor, a personas con el síndrome de Asperger a comunicarse y relacionarse con los demás y a prevenir la obesidad infantil, entre muchas otras aplicaciones. Los videojuegos de salud pueden ayudar en la rehabilitación de enfermedades, concienciar sobre el ejercicio físico y la alimentación saludable o informar sobre primeros auxilios. Sus aplicaciones son casi infinitas y hay muchas todavía por descubrir.

Los juegos de salud permiten dar un mayor protagonismo a los pacientes en el control y seguimiento de su enfermedad

¿En qué se basan los videojuegos de salud? 

El concepto en el que se basa el éxito de los videojuegos aplicados a la salud es muy simple pero también muy efectivo. La gamificación consiste en aplicar los premios, competición, superación o riesgo de los videojuegos en la resolución de problemas de la vida cotidiana.

En la actualidad hay ya miles de juegos de salud, siendo patologías crónicas como la diabetes las que disponen de más aplicaciones relacionadas.

 

 

Leave a comment