Pantallas-data

“Solo cuando se garantice el consentimiento de los pacientes y la seguridad de los datos podremos avanzar hacia la generalización del Big Data”

1 voto

El doctor Juan Cristóbal Sánchez González forma parte del Grupo de Investigación en Cáncer de Pulmón del Instituto de Investigación Sanitaria Puerta de Hierro. En el I Congreso de Salud sin Bulos y III de eSalud, que empieza mañana, abordará la medicina personalizada a partir del Big Data.

Cómo valora el uso del Big Data en los hospitales españoles?

Actualmente en los hospitales españoles no se utiliza Big Data en la asistencia a pacientes. Al menos en mi especialidad, la oncología médica, no se utiliza y creo que no se debe utilizar todavía. La utilidad está siendo explorada y esperamos que las nuevas herramientas informáticas generen nuevo e importante conocimiento, que este conocimiento ayude a acelerar la investigación en cáncer y a personalizar la aplicación de nuestras terapias. Pero las expectativas hay que confirmarlas, hay que demostrar su utilidad, y tenemos que adaptar su utilidad a nuestro medio. Esto llevará tiempo, pero llegará.

¿Cómo está ayudando el BIG DATA a la medicina de precisión?

En línea con lo anterior, por el momento ofrece potenciales utilidades, enormes, porque puede permitir evaluar multitud de datos actualmente inmanejables con procesos de análisis clásicos, y obtener conocimiento. Este conocimiento es aplicable a distintos niveles: tratamiento del paciente, seguimiento, prevención, uso racional de recursos, evitar intervenciones sanitarias fútiles, todo ello contribuye a mejorar la medicina de precisión, a nivel individual pero también a nivel colectivo.

¿Qué barreras habría que derribar para generalizar el uso del BIG DATA en Medicina?

Barreras importantes. Empezaría por invitar a una reflexión profunda sobre la titularidad de los datos. Desde los profesionales sanitarios e investigadores transmitimos una emoción por la posibilidad de obtener conocimiento a partir de datos de salud de miles, puede que millones de pacientes. El valor de ese conocimiento es difícil de calcular. Pero no podemos olvidar que esos datos de los que hablamos son datos de salud, y parten de la historia individual de cada uno de nuestros pacientes. Los datos de salud son privados por definición, su protección está en la base del arte de la medicina, el secreto médico, y los médicos nos debemos a ellos de forma individual en el momento que atendemos a cada uno de nuestros pacientes.

Por ello, antes de introducirnos en este mundo del Big Data, debemos establecer cómo vamos a acceder a ellos y cómo los vamos a proteger. Debemos partir, por lo tanto, de un debate ético seguido inmediatamente de una protección legal. Personalmente creo que debemos atravesar un periodo de investigación sobre Big Data en salud, que puede durar años, y durante ese periodo debemos actuar informando y solicitando el consentimiento individualmente a los pacientes. Solo cuando se garantice el consentimiento de los pacientes y la seguridad de los datos podremos avanzar hacia la generalización del Big Data.

Las barreras tecnológicas no deberían ser un problema, la tecnología avanza mucho más rápido que nuestra capacidad de adaptación, por lo que no creo que la tecnología sea un problema.

Formación en Big Data

La capacidad de adaptación sí es un problema. Big Data, y toda la tecnología que lo conforma, no dejan de ser herramientas. Pero los médicos que trabajamos día a día con los pacientes no tenemos la formación ni la mentalidad para utilizarlas. Nuestra metodología de trabajo es analógica, y es necesario cambiar en parte o al menos adaptar esa metodología para que los datos a explotar sean verdaderamente de calidad y explotables. Por otra parte, los ingenieros y técnicos conocedores de las nuevas tecnología no tienen tampoco formación en medicina, y es difícil que entiendan de forma intuitiva el proceso de salud a analizar con la misma naturalidad que los médicos con años de experiencia. Se necesitan, por lo tanto, nuevos perfiles profesionales que se integren en la Sanidad, trabajando conjuntamente con los sanitarios para generalizar en el menor tiempo posible el uso del Big Data en Medicina.

Deja un Comentario